La semana pasada revisamos la primera parte de la guía para escoger a un gatito. En ella hablamos de los primeros cuidados a tener además de los distintos riesgos de infecciones al que se exponen los mininos en sus primeros meses de vida. Hoy revisaremos otros 2 aspectos a tener en cuenta, ambos igual de importantes; uno se refiere a su esterilización y el otro a sus primeros días contigo. ¡Revísalos a continuación!

Aspectos reproductivos

Uno de los aspectos importantes que hay que tener en cuenta es saber si tu gato ha sido esterilizado. Esto será evidente en el caso de los machos, debido a la ausencia de sus testículos, que son bastante obvios debajo de la base de la cola. Sin embargo, en una gata el impacto de la operación no será visible en muchos casos aunque resulta muy importante, sobre todo para prevenir que tu nueva gata quede embarazada rápidamente. Los gatos son ovuladores espontáneos, lo que significa que no tienen un ciclo reproductivo pero ovulan como respuesta al apareamiento, que aumenta significativamente la probabilidad de una concepción con éxito.

Las hembras pueden esterilizarse o bien a través de la pared abdominal en la parte interiores cuerpo o a través del lateral. Si hace tiempo que se ha dado el caso, entonces el pelaje habrá crecido de nuevo y no se verán señales. Sin embargo, una inspección minuciosa puede formar una pequeña protuberancia lo que confirmaría que el gato ha sido esterilizado en el pasado.

Pregunta al veterinario si no resulta del todo claro.

Primeros días

Es igual de importante de dejar que tu gato salga fuera al principio, sobre todo si son adultos. Los gatitos son menos propensos a extraviarse, pero ten en cuenta que tu nueva mascota no estará del todo protegida hasta que haya completado su ciclo de vacunas. Existen altas probabilidades de que hayan pasado una gran cantidad de gatos por tu jardín, lo que supone un riesgo potencial. De la misma manera , si un gatito se extravía en uno de estos lugares puede resultar difícil de localizar y rescatar.

Un gato adulto inevitablemente merodeará si se le deja salir fuera al poco tiempo de obtenerlo, ignorando tus llamadas para que regrese. Por lo que es de vital importancia que mantengas al gato adulto en el interior durante dos o tres semanas para que se familiarice antes de que le puedas dejar suelto por primera vez. (Deberás disponer de una bandera higiénica durante esta etapa). Al principio sal siempre al jardín con tu mascota y evita darle de comer hasta que regrese contigo al interior de la casa. Esta será una rutina que deberás mantener para que regrese cuando lo llames. Lo mismo sucede con los gatitos una vez son lo suficiente mayores para salir al exterior.

Fuente: “Guía visual del gato. Cómo escoger el gato adecuado”. de David Alderton. Editorial Edimat Libros.

¿YA PARTICIPASTE EN EL CLUB DE LOS MININOS? 

Si tienes un gato, inscríbelo en el Club y participa por 3 meses de alimento IAMS gratis. Haz click en la imagen para participar.

afa4f091-3371-46f1-a4eb-58840504d75f