Cazar, capturar, correr, perseguir

La caza es una actividad capital en la vida de los gatos. A partir de las 6 semanas, los pequeños se interesan por todo aquello que puedan capturar, ya sea la cola de su madre, una hoja, una mosca o también, si no hay nada más disponible, alguna que otra presa imaginaria.

La “presa” no debe ser demasiado grande, aunque puede emitir ruidos más bien débiles. Algunos gatos se entretienen solos, pero para muchos sólo valen la pena aquellas presas “vivas” que les tiras o haces rodar o danzar ante su nariz. A los gatos les gusta que les escondas la presa, la hagas salir y la vuelvas a esconder de nuevo, o bien que tires de ella con movimiento cortos y bruscos sobre el suelo.

Cazar cañas

Ningún gato se puede resistir cuando se agitan cañas, plumeros, un cordón con retales de tela, etc., por la habitación, sobre las sillas, subiendo y bajando por el poste rascador, por el suelo o en el aire. Con ellos podrás organizar juegos estupendos y ensayar algunos trucos.

Haz click aquí para ver un juego que despertará el tigre interior de tu gato.

Juegos con pelotas y ratones de peluche

Es evidente que los ratones de peluche son los simuladores de presa por antonomasia. Muchos gatos también juegan solos apasionadamente con los pequeños trozos de peluche, porque se deslizan a las mil maravillas sobre los suelos pulidos. Los gurruños de papel y las pelotas, que con rápidos movimientos desencadenan el instinto cazador, entran dentro de la misma categoría. Si además brincan, resultan mucho más interesantes, y el gato juega con ellos igual que con un ratón: los mata, los captura de nuevo y los vuelve a matar…

Algunos gatos incluso llevan la presa a su amo. Si este es el caso, felicítalo efusivamente e invítalo de nuevo a que te la vuelva a traer, tirando repetidamente la pelota (preferentemente de material blando). Tu gato participará pronto entusiasmado y te traerá las pelotas cada vez de mayor distancia. No obstante, ten en cuenta que si a tu gatito no le gustan este tipo de juegos, tampoco puede imponérselos.

Reglas del juego

  • Ocúpate intensa y frecuentemente de tu minino, sobre todo si aún es pequeño y emprendedor.
  • No le exijas a tu gato ni mucho ni poco, ya que son seres extremadamente inteligentes que pueden reaccionar de forma inmediata. Permite alguna vez que el juego se convierta en un reto para tu felino.
  • La “presa a conquistar” más bonita no sirve si no se mueve.
  • Deja que tu gato disfrute de una sensación de éxito. Si siempre es el perdedor, el juego se transformará en frustrante y aburrido, pero tampoco le dejes ganar siempre.
  • Prueba con juegos distintos. Cada gato es diferente a los demás: algunos persiguen encantados pompas de jabón o punteros láser, mientras que a otros eso les deja indiferentes.
  • De vez en cuando haz desaparecer un juguete habitual durante un par de días o semanas y mientras, ofrécele algo diferente. Así podrá hacer de nuevo interesante el juguete habitual.
  • ¡Procura que sean juguetes seguros!
  •  Tu no eres una presa ni tus manos un juguete. Su gatito lo debe aprender desde el principio.