Sabemos que muchos amigos de la comunidad Petphone tienen un corazón de oro y que en caso de encontrar un gatito abandonado no dudarán en rescatarlo y buscarle un mejor lugar donde vivir. Sin embargo, criar un gatito huérfano no es tan sencillo como se piensa. A continuación te enseñaremos cómo alimentarlo correctamente durante sus primeros días.

Para criar a un pequeño gatito sin madre, la mejor alternativa es otra gata que acabe de parir. De lo contrario, tendrás que criarlo artificialmente. Evita la leche de vaca y dale leche especial para cachorros de gatos.

Al principio, los pequeños deben ser alimentados cada dos horas, teniendo en cuenta que sólo suelen tolerar una pausa nocturna de seis horas. A partir de la 3ª o 4ª semana puedes empezar a combinar leche con una alimentación sólida. A los gatos sin madre se los debe destetar a las ocho semanas.

La leche sustitutiva debe estar a unos 38ºC. A la hora de alimentarlo, coloca al gatito en tu regazo, sujétalo suavemente y ofrécele la tetina. La abertura de la tetina no debe ser demasiado grande. El reflejo de succión se ve secundado si el pequeño tiene la posibilidad de “amasar” tu mano con sus patitas delanteras, método con que estimula la producción de leche de la gata.

Una vez que haya bebido, masajea suavemente la tripa de tu gatito para favorecer la digestión.