La mayoría de los gatos raramente se enferman, pero pueden surgir algunos problemas de vez en cuando. Los signos de alerta de una enfermedad potencial son los siguientes:

1. Pérdida de interés continua por la comida.

2. Secreción de los ojos y/o de las fosas nasales, acompañado de tos y de estornudos.

3. Aparición de un “tercer párpado”, una membrana que aparece en el rabillo del ojo.

4. Cualquier hinchazón sin explicación en cualquier parte del cuerpo.

5. Babea: indicio característico de algún problema dental.

6. Cojera: puede estar ligado a un accidente o indicar un problema de circulación.

7. Cualquier cambio en el comportamiento significativo, como dormir más de lo normal.

8. Hace sus deposiciones dentro de la casa, lejos de la bandeja higiénica, sobre todo cuando tiene diarrea.

9. Araña a menudo y pierde pelo.