Los dueños de animales deben tener cuidados especiales si van a llevarlos con ellos o los dejan solos en casa…

Ya sabemos que tener una mascota es casi tan delicado como tener un hijo, por lo mismo tenemos que estar atentos a todas sus necesidades y hacernos cargo de su bienestar.
Antes de salir con la mascota se debe evaluar si el lugar permite tenerlas y tiene las condiciones para viajar con ella. Si no se puede llevar, hay que tomar una serie de medidas para que la mascota no sufra durante nuestra ausencia. Todos merecemos vacaciones, lo cual es buen momento para prestar mayor atención a nuestra mascota. Viajar a la playa, al extranjero o a otra ciudad implicaría que pasemos un muy buen momento con nuestro perro o gato. Ahora, si llegamos a salir solos, sin la mascota, puede implicar que ésta pase un muy mal rato.
Si se deja a la mascota en casa debe existir una persona de confianza para que se preocupe del perro o gato, que lo vaya a ver periódicamente, le dé agua y comida, haga aseo del lugar donde vive y aproveche de chequear el estado de salud.
Particularmente los gatos, cuando no ven movimiento en la casa, se pueden ir. Algunos regresan, pero otros no. Los perros pueden sufrir depresión al sentirse solos, dejando de comer, destruyendo cosas de la casa, etc.
La alimentación en vacaciones debe ser la misma: completa y balanceada. No cambiar horarios ni tampoco dar grandes cantidades de alimento. El agua deber ser limpia y fresca siempre.
Al dejar a la mascota en un hotel, ésta debe estar con sus vacunas al día para evitar infecciones, ya que al estar con más perros o gatos aumentan las probabilidades de contagio.
Al viajar con la mascota uno se debe asegurar que tenga las mejores condiciones para el viaje. La mascota debe viajar cómoda, nunca suelta. Son convenientes las jaulas de transporte. Se debe contar con agua e ir parando en forma periódica para sacar a la mascota (con traílla) para que haga sus necesidades o bien estire las piernas.

Es por eso que hemos preparado una lista de acciones que debes tomar en cuenta durante el verano, ya que en esta época muchas veces salimos de vacaciones con nuestros perros y podemos, con tantas ganas de divertirnos, caer en alguna negligencia en desmedro de la salud de nuestros regalones.

Para cuidar a los perros y gatos del calor excesivo, es importante mantenerlos alejados de todas aquellas fuentes de calor a las que pueden estar expuestos. Es por esto que los dueños son en gran medida los responsables de que sus regalones tengan un buen pasar del verano, manteniendo su buena salud. Por ello, en época estival, perros y gatos deben tener un espacio fresco y con sombra para protegerse, además de disminuir la exposición a las altas temperaturas, facilitándole el acceso al agua. Los perros y gatos deben tener siempre un recipiente del cual poder tomar agua limpia y fresca y alimento balanceado para alimentarse.
Aquellas razas que tienen el hocico más corto, como por ejemplo, los Boxers o Pequineses ya que por la conformación de su paladar blando, tienen más dificultades en jadear correctamente y tienen así un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor. Esta posibilidad también se puede dar con frecuencia en las mascotas más ancianas. Tampoco es bueno exponer a los perros a horas muy calurosas a un ejercicio muy intenso ya que podría perjudicarlos. En general se recomienda pasearlos temprano en la mañana o cuando ya haya pasado el calor. Jamás van a transpirar ya que cuentan con pocas glándulas sudoríparas, por lo tanto, sólo eliminan el exceso de calor jadeando.
En el caso de los gatos, el jadeo siempre indica problemas. Su postura es siempre con la boca cerrada, por lo que ese signo puede significar que hay alguna alteración cardiaca o respiratoria.
Otro punto bastante importante;  en esta época no es extraño ver animalitos encerrados en autos estacionados a pleno sol mientras sus amos realizan trámites. En esos casos, si bien la radiación es poca, la temperatura al interior del auto aumenta tanto que obliga al animal a compensar mediante el jadeo, lo que le produce un gasto energético tal que puede tener un shock por hipertermia, y en ese caso debe ser derivado de urgencia para estabilizar sus niveles hídricos además de otros manejos médicos. Por lo tanto no dejarlos nunca dentro de un auto detenido y cerrado.
El corte de pelo, puede ayudar a los canes a combatir el calor. Lo ideal es dejarlo al menos a un centímetro de la piel. Sin embargo, la radiación solar también afecta a nuestras mascotas, siendo los más expuestos los perros y gatos de pelaje muy claro, y aquellos que tienen la nariz menos pigmentada. Un buen ejemplo de ello es el labrador. Como recomendación se sugiere aplicar un protector solar, a fin de evitar futuras lesiones cutáneas.