Los perros son carroñeros por naturaleza y tienden a comer lo que tengan al frente pues no saben cuando encontrarán comida de nuevo. Para cachorros con acceso regular a mucha comida, este rasgo natural ha llevado a una alta incidencia en el aumento de peso. Los perros con sobrepeso, tal como los humanos, corren muchos riesgos de tener problemas de salud graves.

Cambios en la condición corporal de su perro son difíciles de detectar en el día a día, así que es recomendable pesarlo con regularidad (1 vez al mes) como chequeo de salud de rutina.

Es posible que las personas que tienen perros muy grandes deban ir al veterinario para poder pesarlos. Si nota que su perro está aumentando de peso, ayúdelo a bajar haciendo más ejercicio gradualmente y reduciendo un poco la ración de comida.

Hay muchos problemas de salud asociados al exceso de peso en los perros. Estudios recientes han demostrado que una condición de obesidad puede acortar su expectativa de vida hasta en dos años, y si hay algo que NO queremos, es perder tiempo de regaloneo con nuestros peludos amigos.

Fuente: “El gran libro de los perros” de Dorling Kindersley. Cosar Editores.